Desvelar: Descubrir, poner de manifiesto // Quitar, impedir el sueño, no dejar dormir // Dicho de una persona: Poner gran cuidado y atención en lo que tiene a su cargo o desea hacer o conseguir. (Según RAE)

Un trayecto poético y visual de Agustín Calvo Galán

Las imágenes y videos y todos los textos: autoría de A.C.G. puedes usarlos, siempre y cuando menciones la procedencia y autoría. Gracias.

martes, 23 de febrero de 2021

Este viejo tornillo

 (2006)

 me lo robó un poetastro al que invité, hace muchos años, a una reunión de poetas experimentales en mi casa. El muy zorro pensó que le podría sacar provecho. Tiempo después lo vi en una de sus obras. Que le aproche. Yo ya lo había usado.

domingo, 14 de febrero de 2021

Quimera nº 446

La Revista Quimera 446 (febrero, 2021) incluye mi reseña de la novela "Centroeuropa" (Galaxia Gutenberg, 2020) de Vicente Luis Mora.



https://www.revistaquimera.com/ultimo-numero/



viernes, 12 de febrero de 2021

Chick Corea en la memoria

Mi pequeño homenaje al músico genial, estos versos inspirados en el Spain de Chick Corea que incluí en mi  libro "Y habré vivido" (La Garúa, 2018).







miércoles, 10 de febrero de 2021

domingo, 7 de febrero de 2021

Libro, índice vital


Christian T. Arjona ha compuesto en "Tau. Libro de la memoria y la quimera" (Libros del Aldarán, 2020) una obra literaria sin índice al principio ni al final, porque en realidad el libro mismo es un índice alfabético en el que la simbología más variada va formando un laberinto o una espiral de ascensión o de autoconocimiento, un caleidoscopio de momentos. 
Dice el autor que se trata de una novela, pero parece más un poema sinfín, una prosa poética inacabable, que se ramifica y crece y se diluye como las horas de una noche, y que avanza por entre los meandros del río de la sabiduría. Está escrito en forma de narración y hay un protagonista, trasunto del propio autor, Tristán, que irá transitando por todas las letras del alfabeto latino hasta llegar a una comprensión enciclopédica de la naturaleza, del arte, de la Creación. 
Las figuras poéticas se multiplican en las prosas que componen el libro, desde metáforas, hipérboles, alegorías, aliteraciones, etc. todas las formas y géneros tienen cabida dentro de esta obra inmensa e inclasificable: desde la narración al haiku, desde la enumeración, la descripción, el paisajismo, hasta el esoterismo. Pero que nadie se lleve a engaño, el esoterismo no es aquí nunca un ocultismo o una pseudociencia, sino un gnosticismo de la claridad, del desvelo, de la parsimonia ante los acontecimientos visibles e invisibles de la existencia. Se diría, a la manera de Fray Luis de León, que al autor buscar huir del mundanal ruido que nos rodea y crear el suyo propio, más calmado. Este libro es la realización de dicha posibilidad, la arquitectura de dicho aquietamiento.  
"Tau. Libro de la memoria y la quimera" es una obra excesiva y a la vez breve. Abre innumerables puertas por las que el lector puede penetrar y seguir si lo desea. Además, la infinidad de referencias literarias y artísticas hacen de este libro un compendio estilístico en busca de un  nexo global en el que Oriente o Occidente se puedan abrazar y reconocer mutuamente. El autor atraviesa, además, todas las fronteras imaginables, también las de los idiomas. 
De manera destacada, la simbología gráfica de las letras es usada como forma de conocimiento. Christian conoce sobradamente los orígenes de cada una de las letras de nuestro alfabeto, haciendo hincapié en esa "tau" griega del título, que es en realidad la "te" central de su propio nombre, la inicial de su primer apellido, y que el mismo usa como inicial central, como eje, como girasol que se abre a luz del resto de las letras que la acompañan. En este sentido, no se nos escapa la simbología cabalística, pues entre otras cosas la "taw" cierra el alfabeto hebreo como la zeta el latino.
"Tau. Libro de la memoria y la quimera" es una obra notable e híbrida que merece ser leída y degustada con calma. El conjunto se remata con referencias gráficas o visuales, donde la percepción de los sentidos se pone alerta para descubrir nuevos y más hondos significados. En definitiva, el protagonista de estas prosas es a la vez un Odiseo por el Mediterráneo, un lobo estepario y también un ermitaño clásico. He aquí el inventario de una aspiración, de una exhalación, de una vida única y preñada de interiores bella y sabiamente dibujados.

domingo, 24 de enero de 2021

AL BORDE DE TI

 

Lo supe después:

las sombras acudieron a tu encuentro.

 

Sin nombre, calles sin nombre

 

bajo la capa del insomnio se desvanecían.

 

He visto cómo soñabas temblando de furia

entre

            mis brazos

abriendo balcones en medio de la oscuridad.

 

Calles, calles que corren bajo un cielo sereno.

 

No hubo ruido,

nadie salió, nadie dijo yo lo vi todo,

ni siquiera yo mismo

 

y me dolía.

 

Un momento fatídico,

no las buscabas, pero las sombras llegaron

para encontrarte; no las creías y ellas vinieron

para arrancarnos un pedazo de aquellas madrugadas

 

           y los años.            

 

Calles, calles que pisan mis palabras y las tuyas.

 

(un poema muy antiguo, pero inédito en libro)

miércoles, 13 de enero de 2021

lunes, 11 de enero de 2021

No hay

 manos ni pies,

todo se ha quemado 

bajo el cielo de ópalo girasol.


San Juan ha sido en enero.


(inédito)