Desvelar: Descubrir, poner de manifiesto // Quitar, impedir el sueño, no dejar dormir // Dicho de una persona: Poner gran cuidado y atención en lo que tiene a su cargo o desea hacer o conseguir. (Según RAE)

Un trayecto poético y visual de Agustín Calvo Galán

Las imágenes y videos y todos los textos: autoría de A.C.G. puedes usarlos, siempre y cuando menciones la procedencia y autoría. Gracias.

sábado, 18 de agosto de 2018

"Ofrenda" de José Manuel Camacho Vázquez

El onubense José Manuel Camacho Vázquez acaba de publicar su segundo poemario, baja el título de Ofrenda, en la editorial Ars Poetica. En este libro el poeta recorre la distancia entre él mismo y el mundo; pero, contrariamente a lo que se podría suponer, realiza el camino de la luz a la sombras, es decir, hacia la noche:
"Hacia poniente, a por estrellas, parte el poeta:
son las gracias del canto."
(Pág. 13)
En busca de un cierto clasicismo moral y formal, Camacho destila sus poemas desde la esencialidad. Además, el viaje hacia el ocaso es, no cabe duda, una invitación hacia la introspección:
"Es un secreto a trinos:
siempre las aves vuelan hacia dentro".
(Pág. 47)
Al fin, en el largo poema con el que el poeta cierra el libro, titulado "Lo íntimo", el dolor por lo oscuro toma forma no de tiniebla sino de intensa luminosidad, a pesar del vacío existencial:
"Pule con cada lágrima tu estrella interior"
(Pág. 57)
Ofrenda es poesía de orfebre: intensa y bien trabajada; pero, sobre todo, es honda y firme reivindicación de la palabra que crea el mundo.

jueves, 9 de agosto de 2018

Se ha restaurado

el equilibro,
los días vuelven a pasar como instantes.
La casa se quedó en silencio.

(inédito)

lunes, 30 de julio de 2018

Letras

esparcidas sobre páginas,
libretas bajo el escritorio,
en los cajones, bajo
el techo falso del idioma.

(inédito)

jueves, 12 de julio de 2018

POEMA


Y ahora recuerdo tan poco, tan solo esto que escribo.

De entre la montaña de páginas garabateadas extraigo un fajo atado por un cordel astral, platino. Tenía yo dieciocho años, tenía tan solo todo lo que iba a escribir, dieciocho años y no tenía nada más por delante:
Dibujar el plano de una casa
y no querer ser arquitecto.
Dibujar unas ventanas enormes en un folio
sin paredes, un trampantojo
como todas aquellas veleidades:

Dibujar un cuerpo y vaciarlo con las letras,
elementales
versos.



(inédito)