Desvelar: Descubrir, poner de manifiesto // Quitar, impedir el sueño, no dejar dormir // Dicho de una persona: Poner gran cuidado y atención en lo que tiene a su cargo o desea hacer o conseguir. (Según RAE)

Un trayecto poético y visual de Agustín Calvo Galán

Las imágenes y videos y todos los textos: autoría de A.C.G. puedes usarlos, siempre y cuando menciones la procedencia y autoría. Gracias.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

El Cairo, 2004



La ciudad se abre en un ruido constante, la noche es antigua y se prolonga. Multitudes de jóvenes ociosos recorren las avenidas y la orilla oriental del río, miran pasar los barcos lujosos repletos de extranjeros, y aprovechan cualquier excusa para cantar, abrazarse o dar la bienvenida a los recién llegados.

Los árabes la llamaron la victoriosa. En sus edificios ruinosos parece que perviven las huellas de una guerra moderna
o de una catástrofe irrepetible;

más que victoria gloriosa, muestran una lenta derrota africana.

Minaretes iluminados, colinas de azul y alabastro, más altas son las súplicas

a los pies,
sobre alfombras orientales,
más altas las ansías del pueblo por elevarse

de sus palabras enclaustrados, más altas, muchos más,
de su yugo inapelable,
en la religiosidad popular, reglamentada o abstracta,

de un país febril
pero descalzo.

Agustín Calvo Galán
(inédito)

6 comentarios:

  1. plas, plas, aplausos... me lo llevo al blog,Agustín.

    ResponderEliminar
  2. De intensidad medida, de belleza sutil, de verdades cristalinas está lleno este poema, amigo Agustín.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Isabel! tus palabras, siempre cariñosas con mi obra, me animan mucho!

    ResponderEliminar