Desvelar: Descubrir, poner de manifiesto // Quitar, impedir el sueño, no dejar dormir // Dicho de una persona: Poner gran cuidado y atención en lo que tiene a su cargo o desea hacer o conseguir. (Según RAE)

Un trayecto poético y visual de Agustín Calvo Galán

Las imágenes y videos y todos los textos: autoría de A.C.G. puedes usarlos, siempre y cuando menciones la procedencia y autoría. Gracias.

sábado, 21 de marzo de 2015

Sintagma de lugar: dos libros de J.A.Cilleruelo

Vayamos por partes, José Ángel Cilleruelo llevaba desde el 2011 (cuando apareció "Una sombra en Pekín", Ediciones Traspiés) sin editar; aunque no en silencio, pues sus lectores hemos podido seguir degustando sus textos (críticos), relatos breves y poemas gracias a que mantiene vivos varios blogs, como El Visir de Abisinia, en la red.
Recientemente, ha coincidido la aparición de sus dos nuevos libros: Almacén, dietario de lugares (Ediciones Polibea, 2014) y Tapia con mirlo (Prensa Universitaria de Zaragoza, 2014), el primero de prosas (breves) y el segundo de poemas. Poesía y prosa, novela y poesía, fabulación y pensamientos son las dualidades por las que el barcelonés se ha movido para ir construyendo su obra.
Y las coincidencias entre estos dos libros no son sólo circunstanciales o temporales, sino también temáticas.

Nada queda en Martim Moniz
de la sombra de aquel vacío,
ni siquiera ya en el recuerdo.

Dicen unos versos del poema titulado 1982 en Tapia con mirlo, y es que Cilleruelo rastrea en estos dos libros aquello que permanece al atisbar el paso transformador del tiempo.

En prosa:
Almacén podría parecer una miscelánea si no fuera por el carácter de dietario que el autor imprime en los textos que componen el libro. Resuenan aquí ecos de la vida cotidiana, gestos, pensamientos, situaciones; pero sobre todo aparecen lugares, sitios por los que ha transitado o transita actualmente el escritor, como el mercado dominical de libros viejos en el barcelonés mercado de San Antonio, librerías, ciudades como Lisboa o Sevilla, conciertos, el Ampurdán de sus veranos, la historia de la literatura, habitaciones de hotel. Y sensaciones siempre más que descripciones: búsqueda y sentido del viaje que incomodaría al turista con cámara de fotos, pues recupera una visión calmada, detallista, personal, colmada sobre las circunstancias de la vivencia, sobre los recuerdos y los lugares. Frente a esa aprehensión del espacio a través de las sensaciones, Cilleruelo contrapone la mera descripción como un intento -vano, tal vez- de captar la permanencia deteniendo la labor demoledora del tiempo. Así, en el texto titulado "Teoría de lugar", nos dice:

"Una descripción tiene algo de epitafio anticipado (...) Pero si la ausencia aleja el lugar, el regreso ya no reconoce espacios. (...) Únicamente lo que ha muerto se ve."


En verso:
Tapia con mirlo es un libro de poemas perfectamente cincelados. En estos tiempos poéticos en los que la libertad -rompedora o transformadora- es entendida por tantos pretendidos poetas como dejadez expresiva y no como multiplicación de las posibilidades creativas, se agradecen libros como éste en los que la forma revive en importancia y no ensucia ni el lenguaje ni los matices de lo que el autor quiere compartir. Porque el poeta mira con detalle y presiente, o primero presiente y después mira, y mientras tanto elabora y escribe.

Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida. Y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas, cantaba Chavela Vargas. Aunque, José Ángel Cilleruelo no entiende el lugar como nostalgia, sino como espacio para el tiempo vital y creativo; y sabe seleccionar, de entre la intricada red de grano y paja que forma la realidad que nos rodea y conforma, las piezas que se imbricarán perfectamente para mostrarnos, por ejemplo, tanto la espontaneidad perdida como la extrañeza ganada, tanto lo irrecuperable como las palabras que merecen permanecer escritas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada