Desvelar: Descubrir, poner de manifiesto // Quitar, impedir el sueño, no dejar dormir // Dicho de una persona: Poner gran cuidado y atención en lo que tiene a su cargo o desea hacer o conseguir. (Según RAE)

Un trayecto poético y visual de Agustín Calvo Galán

Las imágenes y videos y todos los textos: autoría de A.C.G. puedes usarlos, siempre y cuando menciones la procedencia y autoría. Gracias.

domingo, 20 de diciembre de 2015

"Novunque (vertebre romane)" de Begonya Pozo

Para superar la barrera que supone el aprendizaje de un nuevo idioma o la convivencia entre idiomas, a menudo se ha dicho que las lenguas son instrumentos de comunicación; pero, en realidad, son muchísimo más que unos meros instrumentos: en cada idioma que aprendemos, desde el materno, depositamos una parte de nosotros, sino la totalidad: sentimientos, vivencias, viajes, atardeceres, frustraciones, etc. El último libro de la valenciana Begonya Pozo (publicado en la colección Once de la editorial Amargord) es un otoño en Roma y una declaración de amor hacia la lengua italiana, una lengua que ha aprendido y que ella, a su vez, ha enseñado a amar a sus alumnos y, ahora, a sus lectores. Pero Novunque (en todas partes) es mucho más que un libro de poemas en un idioma, este libro es una declaración de amor a más idiomas, y no una traición (parafraseando a ese lugar común de la traducción poética que, precisamente, se dice en italiano) sino una ampliación de la misma autora, de sí misma, de su experiencia romana, de sus vértebras, de la columna vertebral que la sostiene y le da vida, y que le permite caminar desde Italia hasta la península ibérica y hablarle a cada cual en su propio idioma. Así, los poemas vienen traducidos a, nada más y nada menos, que castellano (Carlos Vitale), catalán (Jaume C. Pons & Lucia Pietrelli), gallego (Maria do Cebreiro & Marco Paone), vasco (Miren Agur Meabe) y portugués (Ángeles Lence), en un alarde de creación colectiva digna de las más esperanzadoras y estimulantes convivencias armónicas. Decir, además, que cada uno de los 33 poemas en forma de tanka (sí, Begonya ha escogido este tipo de composición japonesa) es un prodigio de síntesis expresiva. Y, por último, para acabarlo de redondear, que el libro cuenta con un prólogo de Víktor Gómez e ilustraciones  de Agnes Daroca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada